Un mismo idioma, dos formas de hablar

PUBLICIDAD CERVEZA BALBOAAl poco de cruzar el charco, una amiga me dijo con cara de resignación: “lo que hablan aquí no es español porque no me entero de nada”. Debo reconocer que en ese momento me sorprendió su aseveración, pero con el paso de los días entendí a qué se refería.

Lo que hablan en Panamá sí es español, pero es un español separado de su origen por 8.500 kilómetros, una evolución independiente de más de cinco siglos y la influencia estadounidense que, a día de hoy, sigue afectando a muchos ámbitos de la vida de los panameños.

A este respecto, hace unos meses corría por la red un vídeo en el que dos jóvenes, guitarra en mano y con un marcado acento norteamericano- curiosamente llamados Juan Andrés y Nicolás-, relataban con increíble acierto lo difícil que es aprender y hablar el español. Una misma palabra puede tener multitud de significados en función del país en el que nos encontremos. Pero esta dificultad no solo se les presenta a las personas de habla no hispana. Los propios españoles tenemos problemas para entendernos con los países del otro lado del Atlántico y además, en muchas ocasiones, al hablar corres el riesgo de hacer el más completo ridículo.cuando maneje no tome

Por poner un ejemplo, en Panamá se hace fila para pagar porque la cola es el culo y el culo es una palabra que en ningún caso puede ser utilizada por una persona con un poco de educación.

Al coche le llaman carro, el carro del súper es la carretilla y el carro de un bebé es el coche. Por lo que decir que vas a meter el carro en el coche suena completamente absurdo.whatchatea

En Panamá los niños se deslizan por el zurra-zurra y se zurran al tirarse por el tobogán, la gente sancocha en lugar de cocer y se whatchatean por el celular. Piden “permiso” para pasar, están a la orden cuando les das las gracias y en lugar de dárselas a Dios, ponen a “Dios primero”.

A la hora de vestir, nada es lo que parece. Los hombres se ponen el saco encima de la camisa, los bebés visten con overol y las “damas” usan brasier en lugar de sujetador. Los calcetines se llaman medias y nada tienen que ver con las pantys, que lejos de lo que pudiera parecer, son la prenda más íntima de cualquier mujer.

En las comidas también existe alguna que otra loncheradiferencia que puede llevar a confusión. El paprika es pimentón, el pimentón es un pimiento y un pimiento es un ají. Las patatas son papas y las judías porotos. Y si lo que quieres es una tortilla, trata de pedir una omelette, porque de lo contrario lo que encontrarás en tu plato será una torta de maíz.

En los restaurantes se ordena para pedir y se cancela para pagar. Los panameños se ponen bravos cuando se enfadan, toman jugo con carrizo y meten la compra en cartuchos y el almuerzo en la lonchera.

Aquí se paga con plata y se cocina en la estufa. Y es que ya me había preguntado yo infinidad de veces durante mi búsqueda de apartamento, para qué querían una estufa en un país con una temperatura media de 33°C todo el año.

La lista es infinitprohibido botar basuraa y cada día me sorprendo utilizando estas palabras como si siempre hubieran pertenecido a mi vocabulario. Muchas veces oigo decir que el español no tiene mucha riqueza léxica. Yo creo que es un idioma riquísimo en palabras, expresiones y acepciones y, si visitamos cualquier país latinoamericano nos daremos cuenta de que las palabras que tiene son más que suficientes.

Os dejo el mencionado vídeo.

4 Respuestas a “Un mismo idioma, dos formas de hablar

  1. Si a eso añades que en Panamá convivimos miles de expatriados de todos los paises de iberoamérica, y cada grupo usa sus propias acepciones, el tutti frutti es sin duda colosal,… jajajajaja.
    Excepcional artículo Sonia, enhorabuena !!!.

    • Que se lo digan a mi amiga Silvana (de Argentina) que a veces no habla porque no nos entiende a los españoles! 🙂 Si muchas veces no nos entendemos dentro de nuestro país!

  2. Juass!! Me ha encantado Sonia. Yo también conozco a gente de varios paises y a medida que iba leyendo tu entrada, me iba acordando de situaciones vividas (por supuesto, a menor escala que la tuya). A veces las situaciones son desconcertantes pero suelen acabar de forma divertida 🙂

    • Sí, seguro que tú tiene muchas anécdotas que contar a propósito del idioma! La verdad que a veces nos miramos con cara de extrañeza, pero siempre se soluciona con una pequeña explicación. Es increíble la de palabras que hay para denominar la misma cosa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s